Un Poco de mi

Tengo 43 años, y toda mi vida quise estar donde estoy ahora. Tengo sueños y miles de proyectos pero también mis batallas internas y externas, aunque para mi estas últimas siempre fueron las más fáciles.

A los 22 me fui a vivir afuera del país, sola y sin saber una palabra en inglés, me llevó un tiempo pero me acomodé, extrañé mucho pero también me hice grandes amigas. En un viaje de visita a mi familia conocí a Diego. La vida me hizo elegir entre seguir con mi carrera en el exterior o casarme con el amor de mi vida. Por suerte elegí la segunda opción y ya llevo 17 años de matrimonio. Tuvimos altos y bajos, picos y valles pero nunca nos dimos por vencidos y hasta hoy apostamos a seguir juntos. Esta relación es clave en mi vida y entre muchas otras cosas me dió lo más importante que tengo, mis tres hijos: Pilar (16), Justo (15) y Máxima (10). Mis grandes maestros. Estoy convencida que no hubiese crecido tanto en los últimos años sin mi familia, somos un equipo, nos sostenemos y alentamos, amamos nuestros rituales y conversaciones de corazón a corazón. Antes que nada soy mujer y mamá.

Estudié psicopedagogía, hice un posgrado afuera y trabajé 6 años en una empresa multinacional. A los 30 se murió mi mamá. Fue la primera vez que tuve contacto con una pérdida tan profunda y dolorosa. Me cambió la vida. Maduré y entendí que todo es cuestión de instantes. Desde hace años trabajo en instituciones educativas como coach motivacional y asesora pedagógica preguntándole a la gente en qué sabe brillar. Hice una maestría, debuté en comedia musical, corrí una media maratón, y la palabra “imposible” no está en mi vocabulario. Mi autoestima aumentó con la edad y por eso me apasiona dar conferencias sobre el tema, y estoy armando un curso especialmente diseñado para mujeres.

Tuve maestros que fueron muy generosos conmigo y me enseñaron mucho, cosas buenas como malas, pero de todo supe sacar un aprendizaje. Cuando pensé que ya me había desafiado lo suficiente decidí ir por más y certificarme en USA como facilitadora de un proceso que nos ayuda descubrir las pasiones que nos mueven a ser felices (The Passion Test Process). Sé lo que es no encontrarle sentido a la vida, y también lo que se siente cuando se es feliz y por eso acompaño a otros a cumplir sus sueños.

Me estoy formando con Jack Canfield para ser trainer de los principios del éxito que ha enseñado a lo largo del mundo. Medito, hago yoga y me cuido. Como dije al principio, a mis 43 años no cambiaría nada de mi vida porque descubrí cómo sentirme plena a través de la gratitud. Soy una eterna aprendiz y lo disfruto. Todos los días elijo tomar cada piedra en mi camino para construir la vida que quiero.

Gracias por llegar hasta acá, espero ser una buena compañía y que vuelvas, dialoguemos y quieras compartirme.

Ficha

ficha