La curva de aprendizaje

La mejor manera de amigarte con la paciencia es querer aprender algo nuevo: un deporte, un hobbie, un idioma, un plato de comida, lo que sea. Durante este aprendizaje podés observar cómo respondés ante algo que implica un esfuerzo, algo que no sabés hacer. Intentar lo mismo varias veces sin éxito nos ayuda a desarrollar…