Mi corazón está lleno de huellas

Ahí estaban de nuevo esos ojos negros… había pasado mucho tiempo, tanto que ya no tenía idea cuándo había sido la última vez que los había visto. Después de casi 40 años me volvieron a mirar mientras me decían: “Acá estoy, nunca me fui”. Las lágrimas empezaron a mojar mis cachetes y se me nublaba la…

Ni buenos ni malos

Ni buenos ni malos, ni tontos ni inteligentes, ni cuerdos ni locos, somos la suma de todo. Lo puro no existe, a veces hacemos las cosas bien y a veces nos equivocamos. Pensar un mundo en el que solo existen opuestos es pensar en un mundo binario de solo dos colores: blanco y negro. A mí, en…